art-7.jpg

Hoy en día es muy habitual encontrar en revistas, diarios e Internet múltiples artículos que hacen gran hincapié sobre la importancia de mantenerse bien hidratado. Esto es así porque beber agua (al menos dos litros de forma diaria) trae consigo numerosos beneficios para el cuerpo humano. Es por esta razón que a continuación enumeraremos algunos de los beneficios de tomar mucha agua.

- Cuando se bebe agua las células de la piel se vuelven más fuertes, por lo que es posible que la misma se torne más saludable, limpia y sin arrugas.

- El agua elimina el apetito, deshace la hinchazón y permite que los riñones se encarguen de las grasas que consumimos. Debido a esto, gracias al agua es posible bajar de peso.

- El agua lubrica las articulaciones y favorece la resistencia de los músculos y ligamentos. También ayuda a mantener los músculos tonificados y a evitar la flacidez de la piel de los individuos que bajan de peso. Es por esto que es sumamente recomendable beber agua antes y después de realizar actividad física.

- El agua se encarga de deshacerse de toxinas, desechos y grasas, por lo que mejora la salud, impide la aparición de diversas enfermedades y permite que la belleza del cuerpo en general se incremente.

- Cuando una persona no recupera el agua perdida durante el día mediante la transpiración, la orina, las lágrimas o la respiración puede estar desganada, con dificultades para prestar atención, cansancio, mal humor y dolores de cabeza.

- El agua permite evitar la constipación, controlar la temperatura del cuerpo y mucho más.